El cultivo de setas en Andalucía es una empresa con mucho futuro porque somos una región con un sector de la restauración muy bien asentado. Muchas empresas de cultivo de setas comienzan y tienen éxito, pero muchas otras cierran sus puertas a los pocos meses.

Después de más de 13 años cultivando y comercializando setas y asesorando a multitud de cultivadores a lo largo y ancho de Andalucía, hemos detectado una serie de errores que no se deben cometer si se quiere tener éxito en los cultivos.

1.-Cultivar más de lo que el mercado puede absorber.

Algunas personas  hacen un cálculo muy sencillo. Si he comprado 10 bolsas, me han salido entre 3 y 4 kg/bolsa y los he vendido a 4€/kg en el bar de un amigo, pues, cultivando 1000 bolsas sacaré X beneficios.  Eso es un error!  Tenemos que ver si tenemos un mercado que pueda absorber entre 3 y 4 toneladas de setas en un par de semanas.  En realidad, pensamos que la reflexión debería ser al contrario, cultivar las bolsas suficientes para abastecer a un mercado determinado.

2.-Invertir más de lo que el producto puede generar.

Este es un error muy peligroso porque si se cierra, se habrán generado muchas deudas que se arrastrarán bastante tiempo. Hay formas de comenzar con pequeñas inversiones, alquilando, aprovechando infraestructuras en desuso, viveros de empresas, cultivando los meses en los que la meteorología es favorable y no se necesita mucha climatización, comprar bolsas ya incubadas, etc.
Indudablemente, hay que invertir un mínimo de capital y cuanto mejores instalaciones, mejores producciones tendremos, pero hay que mantener un equilibrio y reinvertir beneficios.

3.-Tener un solo cliente.

A veces, vamos a un gran frutero o a un mayorista que le encanta la calidad de las setas o champiñones recién recolectados que le llevamos para la muestra. Nos dice que nos va a comprar toda la producción. Esto es muy cómodo y nos deja tiempo para cultivar, mejorar las instalaciones, etc. Sin embargo, el nos va a fijar el precio de venta, y  muchas veces puede dejarnos  con muy poco  o  sin margen de beneficios. O lo que es peor, puede cambiar de idea y no volver a comprarnos, lo que nos dejaría sin mercado. Recomendamos diversificar clientes.

4.-Superar el aforo de la sala y forzar los ciclos de cultivo.

Tenemos una sala de 100m2 y comenzamos a cultivar 100 bolsas. Vemos que nuestro mercado demanda más producto y comenzamos a apilar las bolsas encima de otras o en unas estanterías rudimentarias. Ello lleva directamente a contaminación por Trichoderma, carpóforos pequeños y etiolados, etc.

5.-No ser formales por causas nuestras o ajenas a nuestra voluntad.

Los hongos tienen ciclos de cultivo muy definidos, lo que hace que algunos días tenemos mucha producción y otras nada. Esto hace que atosiguemos a nuestros clientes para venderles y otras veces, nos pedirán y no podremos atenderles. Normalmente, según nuestra experiencia, los clientes tienen poca paciencia y valoran mucho la formalidad, la garantía de calidad  y la seguridad. Como les fallemos  dos veces seguidas, pedirán a otros.
Debemos planificar milimétricamente nuestros cultivos de cara a no fallar a nuestros clientes.
Todos estos errores y alguno más se pueden evitar o minimizar fácilmente, en nuestros CURSOS DE CULTIVO Y COMERCIALIZACIÓN DE SETAS  explicamos como evitarlos. Si tiene un proyecto en mente y quiere que le ayudemos a ponerlo en marcha, dándole clientes, proveedores, estudiando la especie que mayor margen de beneficios puede darle con la menor inversión inicial posible, CONTACTE con nosotros.
¿TE INTERESA EL CULTIVO DE SETAS?
SOLICITA MÁS INFORMACIÓN
SOLICITA PRESUPUESTO SIN COMPROMISO